¡Maestro, ahorquémonos todos!

 

hemingwayCuando George Plimpton le preguntó a Ernest Hemingway sobre cuál sería el mejor adiestramiento intelectual para un aprendiz de escritor, el autor de Oak Park le contestó: “digamos que debería ahorcarse porque descubre que escribir bien es intolerablemente difícil. Entonces alguien debería salvarlo sin misericordia y su propio yo debería obligarlo a escribir tan bien como pudiera el resto de su vida”.

Magnífico… espero que mi yo me salve antes de los 30

Anuncios

Una Serendipia y Una Perversión

En el siglo XVII, Gottfried Leibniz escribió que las coincidencias no existen. Construyó todo un sistema basado en la predestinación y en la posibilidad de que cada hecho, por pequeño que sea, afecta el transcurso de la vida y se hacer relevante para el futuro; como fichas de dominó que caerán siempre del mismo modo sin importar cuántas vertientes haya. Si conociéramos el futuro sabríamos que cada ínfimo acontecimiento, que cualquier encuentro fugaz con una persona sin importancia, son una premonición.

DOS MITADES DE MAR

don_quixote_1-237x300Yo tenía una tía que un día, cuando era niña, recogió una concha muy bonita en una playa del mar del norte. A millares de kilómetros de allí, más o menos por la misma época, un niño recogía una concha en una playa australiana.

Pasaron 20 años y el niño creció, vino a Inglaterra y se enamoró de mi tía, con la que se casó. Los años pasaron, tuvieron hijos y, por <<casualidad>>, un buen día guardando cosas y recuperando otras, encontraron las conchas de mar que ambos habían guardado desde que eran niños. Las dos conchas se parecían tanto, que las pusieron de lado y las confrontaron. Con sorpresa vieron que habían recogido dos mitades de una misma concha.

LANGELAAN, George. LOS HECHOS CONDENADOS. Enciclopedia Horizonte. ED. Plaza y Janés. 1972.

De todas las obsesiones que me acompañan, la relacionada con las desviaciones del comportamiento sexual es quizás la que ocupa más espacio de lectura y escritura. Valdría mejor decir que no sólo la desviación sexual, sino todo comportamiento que la sociedad considere fuera de la moral causa en mí una fascinación obsesiva. Fascinación enfocada no a la morbosidad llana, sino a la etiología o patogénesis de la desviación.

CASO 33 COPROLAGNIA/LESBIANISMO

Señorita X. de 26 años de edad. A los 6 años practicaba en sí mimissingp03sma el cunnilingus; después, hasta los 17, la masturbación solitaria en cada oportunidad. Desde entonces, el cunnilingus con diversas amigas, a veces adoptando el papel pasivo y otras el activo, terminando siempre con una eyaculación y, desde hace años, la coprolagnia: su mayor deleite consistía en lamer el ano de sus amantes femeninas y en beber su sangre menstrual. También le entusiasmaba que la azotaran en las nalgas desnudas.

La idea de llevar a cabo la coprolagnia en el cuerpo de un hombre le resultaba repulsiva. Sólo obtenía satisfacción en el cunnilingus practicado por un hombre cuando imaginaba que lo hacía una mujer. Le repugnaba la cópula con hombres.

Sus sueños eróticos eran siempre de naturaleza homosexual y se limitaban a un cunnilingus activo o pasivo. Además de los besos mutuos le encantaba que la mordiesen violentamente, de preferencia el lóbulo de la oreja hasta causar hinchazón o hacerla sangrar.

X. siempre tuvo inclinación por las ocupaciones masculinas y gustaba de encontrarse con hombres como uno más. Desde los 10 hasta los 15 años trabajó en la cervecería de un pariente, vestida cuando le era posible con pantalones y con un delantal de cuero. Era indulgente y de buen carácter, se sentía feliz en su condición homosexual. Fumaba y bebía cerveza. Laringe pequeña femenina, senos mal formados, pies y manos grandes.

VON KRAFFT-EBING, Richard. PSYCHOPATHIA SEXUALIS. Edición en español por Editorial La Máscara. 2000.

Ojalá lo hayan disfrutado.

Los Verdaderos Detectives Salvajes (Quién es quién)

Personalmente, no soy muy adepto al chileno, aunque sólo he leído el libro en mención para esta entrada. Como sé que ustedes sí son lectores asiduos de la obra de chileno, les dejo esto que me encontré por ahí. Espero le sirva para leer o releer. 

detectivesGuía para saber quién es quién
en Los detectives salvajes

     Esta relación ha sido preparada por José Vicente Anaya y Heriberto Yépez. Se agradecería cualquier corrección, adición o sugerencia. Su único afán es promover la mayor comprensión del movimiento infra.

Juan García Madero tiene elementos de Juan Esteban Harrington y de Roberto Bolaño, aunque en la novela se dice que es mexicano y vive con sus tíos, lo que no corresponde a los chilenos.
Arturo Belano es Roberto Bolaño.
Julio César Álamo o “el poeta campesino” es Juan Bañuelos.
Ulises Lima es Mario Santiago.
Cesárea Tinajero está inspirada en Concha Urquiza.
Ernesto San Epifanio es Darío Galicia.
Rafael Barrios es Rubén Medina.
Jacinto Requena es José Peguero.
Felipe Müller es Bruno Montané.
Pancho Rodríguez es Ramón Méndez.
Moctezuma Rodríguez es Cuauhtémoc Méndez.
Angélica Font es Vera Larrosa (Vera ganó el “Premio de Poesía Diana Toscano”; en la novela se dice que Angélica ganó el “Premio de Poesía Laura Damián”).
María Font es Mara Larrosa.
Joaquín Font es Manolo Larrosa (arquitecto, padre de Vera y Mara).
Bárbara Patterson es Jan (amiga de Víctor Zamudio, es de San Diego, California; hija de un importante académico de la UCSD; se casó con Rubén Medina, razón por la que éste emigró a los EEUU y ahora es un Ph.D. y maestro en la Universidad de Wisconsin).
“Piel Divina” es apodo real de Jorge Hernández, actor y performancero. Ahora vive en París.
Laura Jáuregui es Lisa Johnson (fue novia de Bolaño; ahora es prestigiada bióloga, investigadora en la UNAM).
Xóchitl García es Guadalupe Ochoa.
Fabio Ernesto Logiacomo es Jorge Boccanera (poeta argentino que vivió en México, trabajó en la redacción de la revista Plural después de que la dejó Octavio Paz y la tomó Jaime Labastida).
Juis Sebastián Rosado es José Joaquín Blanco.
Amadeo Salvatierra puede ser Rodolfo Zanabria (aunque éste fue pintor y no escritor) y una figura relacionada con el estridentismo.
En la novela: «…uno al que decían el Cojo, un poeta de más de treinta años, un alcohólico…» es Orlando Guillén.
Auxilio Lacouture es Alcira (poeta uruguaya que vivió muchos años en México, se quedó en ciudad universitaria en 1968, encerrada en unos sanitarios, todo el tiempo que los militares tuvieron tomada la Universidad).
Lisandro Morales es Lautaro (argentino dueño de la Editorial Extemporáneos, la que publicó Muchachos desnudos bajo el arcoiris de fuego).
Vargas Prado es José Donoso Pareja, poeta ecuatoriano, fue editor en la Editorial Extemporáneos).
Roberto Rosas es José Rosas Ribeyro (poeta peruano).
Claudia (de la que habla “Norman Bolzman, en Tel-Aviv”) es Claudia Kerlik (amor romántico imposible de Mario Santiago, que viajó a Israel buscándola. Actualmente Kerlik es catedrática de literatura en la UAM).
José “Zopilote” Colina es José de la Colina.
En la novela dice: «…uno de los pinches ahijados de Ernesto Cardenal» es el poeta nicaragüense Julio Valle, que vivió en México.
Pancracio Montesol es Augusto Monterroso.
Pere Ordóñez se basa en Pere Gimferrer.

Publicado en la revista Replicante (México, nº 9, Año III, noviembre 2006 – enero 2007)

     Nota de El Coloquio de los Perros: nuestro redactor José Óscar López apunta que en las páginas 468-469 de Los detectives salvajes (Anagrama, 1998) Arturo Belano se bate en duelo con otro personaje. Cabe la posibilidad de que se trate de Ignacio Echevarría, crítico literario y albacea de Roberto Bolaño

http://www.elcoloquiodelosperros.net/numeroinfra/infguia.htm

Las Partículas Elementales

Damián_imagen_2Por lo general, la primera reacción de un animal frustrado es intentar alcanzar su objetivo con más fuerza que antes. Por ejemplo, una gallina hambrienta (Gallus Domesticus) a la que un cercado de alambre le impide llegar a la comida, hará unos esfuerzos cada vez más frenéticos por atravesar el cercado. Sin embargo, otro comportamiento sin objetivo aparente, sustituirá poco a poco al primero. Las palomas (Columba Livia) picotean el suelo sin parar cuando no pueden conseguir el codiciado alimento, aunque en el suelo no haya nada comestible. Y no sólo picotean de ese modo indiscriminado, sino que a menudo se alisan las plumas: esa conducta tan fuera de lugar, frecuente en las situaciones que implican frustración o conflicto, se llama conducta sustitutiva. A principios de 1986, poco después de cumplir treinta años, Bruno empezó a escribir.

Michel Houelllebecq

Cuando traducir no es opción: Palabras intraducibles.

lectorHace rato no actualizo esto porque el trabajo no me ha dejado tiempo. Aunque sigue sin tener sentido, cada vez son menos los que se pasean por este pedazo de nada. Pero, qué más se le hace. Ahí les dejo unas palabras de diferentes idiomas, las cuales son imposibles de traducir. Quedará a su juicio cuáles son las razones de la imposibilidad. Lo agarré de alguna página en inglés y de otra, les debo link porque se me perdió la página.

1. Toska

RusoVladmir Nabokov lo describe mejor que nadie: “Ninguna palabra del inglés traduce todas las facetas de toska. En su sentido más profundo y doloroso, es una sensación de gran angustia espiritual, a menudo sin una causa específica. En el aspecto menos mórbido es un dolor sordo del alma, un anhelo sin nada que nada haya que anhelar, una añoranza enferma, una vaga inquietud, agonía mental, ansias. En algunos casos podría ser el deseo por algo o por alguien en particular, la nostalgia, una pena de amor. En su nivel más bajo, se reduce al hastío, al aburrimiento.”

2. Mamihlapinatapei

Yagan (lengua indígena de Tierra del Fuego, Argentina) – “Es la mirada cargada de significado que comparten dos personas que desean iniciar algo, pero que son reacias a dar el primer paso para comenzar.”

3. Jayus

Indonesio – “Un chiste tan mal contado y con tan poca gracia que uno no puede hacer otra cosa que reirse”

4. Iktsuarpok

Inuit – “Salir para ver si alguien está viniendo.”

5. Litost

Checo – Milan Kundera, autor de La insportable levedad del ser: “He buscado vanamente en otras lenguas el equivalente de esta palabra, porque me parece difícil imaginar como alguien puede comprender el alma humana sin ella”. La definición más cercana es un estado de agonía y tormento creado por la visión repentina de la propia miseria.

6. Kyoikumama

Japonés – “Una madre que presiona despiadadamente a sus hijos para que obtengan logros académicos”

7. Tartle

Escocés – Ese momento de vacilación al presentar a alguien, porque te has olvidado su nombre.

8. Ilunga

Tshiluba (sudoeste del Congo) – Palabra famosa por su intraducibilidad, la mayoría de los traductores la definen como la altura moral de una persona “que está lista para perdonar y olvidar una primera ofensa, tolerarla una segunda vez, pero nunca perdonar ni tolerar una tercera ofensa”.

9. Cafuné

Potugués (Brasil) – “El acto de peinar a alguien suavemente con los dedos.”

10. Schadenfreude

Alemán – Bastante famosa por su significado, intraducible en la mayoría de las lenguas (no así en español), es complacerse maliciosamente con la desgracia ajena, o regodearse.

11. Torschlusspanik

Alemán – En contexto, esta palabra se refiere al “miedo a que disminuyan las oportunidades a medida que uno envejece.”

12. Wabi-Sabi

Japonés – Mucho se ha dicho de este concepto japonés, pero al usarla en una oración uno podría entender esta palabra como “una manera de vivir cuyo foco es encontrar la belleza dentro de las impefecciones de la vida, y en aceptar tranquilamente el ciclo natural de crecimiento y decadencia.”

13. Dépaysement

Francés – El sentimiento de no estar en el país de uno.

14. Tingo

Pascuense (Isla de Pascua) – Ojalá que no necesites usar esta palabra muy seguido, porque es “el acto de llevarse de la casa de un amigo los objetos que uno desea, pidiéndoselos prestados paulatinamente.”

15. Hyggelig

Danés – Su traducción literal sería algo así como “sentirse cómodo en un lugar acogedor”, pero estas palabras no pueden ni por asomo capturar la esencia de hyggelig; es algo que hay que experimentar para entender el concepto. Cuando pienso en hyggelig, pienso en buenos amigos, una cerveza helada y el fuego crujiente.

16. L’appel du vide

Francés – La necesidad urgente de saltar desde lugares altos.

17. Ya’aburnee

Árabe – Mórbida y bella al mismo tiempo, esta palabra significa “tú me entierras”, y alude al deseo de que uno se muera antes que su interlocutor, para no tener que sobrellevar su dolorosa ausencia.

18. Duende

Español – Si bien en sus orígenes esta palabra se usaba solamente para definir al espíritu fantástico del que -se dice-, habita en algunas casas, causando en ellas trastorno y estruendo, su significado se ha ampliado al encanto misterioso e inefable que hace que se produzcan las manifestaciones artísticas (como los duendes del cante flamenco).

19. Saudade

Portugués / Español– Traducible o no, es una de las palabras más hermosas del mundo. Originaria del portugués, fue incorporada a la lengua castellana y significa “soledad, nostalgia, añoranza”, aunque el sonido y la textura de saudade expresan esos sentimientos mejor que ninguna otra palabra.

20. Gaman

Japonés. Cada primavera, las familias japonesas ondean banderas con forma de carpa, un pez que nada contra la corriente y que simboliza para ellos el espíritu de gaman: la determinación para afrontar los obstáculos en la vida, de persistir en el intento con paciencia y dignidad, aún frente a aquellos desafíos que parecen insuperables

“Cómo Convertirse en Artista Posmoderno”

El título aparece en comillas, porque no lo escribí yo, pero hubiera querido. Siempre he considerado, sin ser un versado en arte, que el mote de posmoderno está más cercano a la mierda que al arte. Disculparán todos los artistas plásticos que se pasen por aquí mi descarada y sin-fundamentada aseveración; sin embargo, seamos claros en dos cosas: la primera, ningún artista plástico pasará por aquí, están muy ocupados buscando su próximo “ready made” o preocupándose por la justificación teórica que hará “arte” a su “obra”-“instalación” ocomosellameparaelcasodaigual. Y la segunda: que los artistas plásticos siempre están en el establishment y de esto aquí no hay nada.

Matanza de los simplesLástima que haya tan poco Arte en el “arte contemporáneo”. Las afectaciones no pasarán de esta época, por lo que es necesario elucidar qué sí. Un pintor amigo me decía (dándose la posibilidad de que la paranoia mayaegipcianostradamudesca se cumpliera) que el “arte de salón” sería lo último que arqueólogos del futuro, tomarían como referente para entender la cultura actual (¡dios nos libre!), que antes, se fijarían en Stan Lee o en Frank Miller, en todo caso el cómic. Habrá que preguntarle a él, el porqué de su aseveración.

Bueno, terminando que mis balbuceos. Ahora sí a lo que vine. El artículo lo escribió Carlos Yusti y lo tomé del blog de Gustavo Rico un pintor bogotano. Es posible que esto no lo lean completo, ya que será pura letra e internet necesita interacción que hoy no tengo, ni nunca tendré. Esto es un blog serísimo que no admite pendejadas Guiño.

Cuadro: “La matanza de los simples” Oleo en proceso por Gustavo Rico.

“Me siento avergonzado de muchas obras de arte actual”

E. Gombrich

En el complejo mundo del arte actual (postmoderno y neoliberal para darle una etiqueta para aquellos preocupados por clasificaciones sumarias y síntesis rotundas) el mercado artístico, el cual engrana en su enrevesada relojería a Museos, galerías privadas, bienales, casas de subasta y cualquier empresario japonés con veleidades de mecenas tardío, ha creado eso del “Artista profesional”. Aunque el concepto se fue cocinando mucho antes con la creación de la Historia del Arte, y perpetrado por reputados profesores universitarios(alemanes, ingleses y franceses) adquiere su perfil decimonónico durante el siglo XIX y las primeras décadas del siglo XX.

Los grandes artistas clásicos, archivados por la historiografía del Arte, no eran profesionales de arte, en el sentido subrayado el término, y aunque vivían de su arte para sus contratadores y mecenas como príncipes, reyes y prelados eran artesanos, muy dotados, pero en la misma escala de los pajes, sirvientes y cocineros.

Con la modernidad los artistas trataron de no sólo de sobrevivir a través de su trabajo artístico, sino de labrarse una reputación artística tan importante como cualquier otra. Para ello primero trató de romper con los viejos arquetipos de la pintura y la escultura clásica:

Perspectiva y formas que buscaban la perfección y la belleza. Luego cuestionó los parámetros inamovibles de la belleza como herencia griega y por último se asomó a la ventana y miró más allá de su estudio y comprendió que aparte de artista sería un cuestionador consumado de la sociedad con sus falaces dogmas y sus desmarginalizadas normativas. Entonces el artista, también asume la vanguardia como ideario estético y político. Ser vanguardista era ir al ritmo de lo nuevo, de todo aquello que abría fisuras en la dura corteza de las conciencias cortesanas del momento.

Con el transcurrir del tiempo el arte de la modernidad se tornó rutinario y fue empaquetado en los museos de arte moderno. El artista adquirió cierto status de prestigio. Ya no era una tara ni una vergüenza para las familias que alguno de sus miembros se inclinara por la pintura, la música o la literatura. El atentado de los modernistas rindió sus frutos, pero su producto estético se anquilosó muy rápido, se asfixió en una parafernalia de importancia que se volvió indigesta para los artistas posteriores.

keith-arnattEl artista contemporáneo olfateó enseguida que era su oportunidad. Retomó algunas banderas enarboladas por los modernos y perpetró nuevos atentados estéticos, dándole preeminencia al feísmo, la no-obra, el arte efímero etc. Su artillería no es ahora contra los prejuicios estéticos de la sociedad (tanto legos como estudiosos), sino contra el arte en general como icono de triunfo e institución o como lo escribe con gran acierto José Luis Pardo:


“…podría decirse que se llega a ser artista contemporáneo a través de una carrera sembrada de “atentados simbólicos” que, ahora, ya no se dirigen contra el orden establecido de la representación (puesto que cada vez está menos claro que haya un orden de este tipo o en qué consiste) sino precisamente contra el arte como institución, entre cuyos muros medio demolidos vive a su pesar el artista contemporáneo, tomado por lo que precisamente ya no quiere ser, o sea, ornamento de un poder público o recremento de poderes privados. Testimonio de ello son los sucesivos y concurrentes intentos de negación de la voluntad artística —el artista contemporáneo, a diferencia del moderno, no quiere ser artista o autor— o la pretensión de disolver la categoría misma de obra (creando productos visuales que no sean “cuadros” susceptibles de ser conservados en museos, productos sonoros que no sean “canciones” susceptibles de ser repetidas o reproducidas…”

El éxito de los contemporáneos tampoco tuvo los resultados esperados y para que el arte no sea guardado en los Museos de arte contemporáneo viene el Megamercado del arte al rescate. Hoy el arte parece una fiesta costosa de moda y encanto.

Con la postmodernidad, no resuelta ni finiquitada del todo, el “Vale todo” se abre paso a dentelladas y conceptos como “musa”, “inspiración”, “naturaleza” se ahuecan y el arte se convierte en una actividad pensada donde muy pocas cosas se dejan al azar y a la intuición, aunque a primera vista las obras den la sensación de azaroso y fortuito. Y aunque estos nuevos “terroristas”, hay algunos que son verdaderos magnates profesionales, el artista fragua su no-obra ejerciendo otros oficios muy rentables.

Ya no se dedica en intenso a su arte, sino que trabaja como Dios manda y viste como yuppie. Aunque algunos andan en volandas de una bienal a otra, de una beca o otra, su actitud estética ante la vida ha cambiado de manera significativa. Muchos resultan, a la postre, divas insufribles. Otros tratan de justificar sus obras con una verborrea especializada. Otros se valen de las nuevas tecnologías. No obstante muchas obras son sólo propuestas transitorias, obras que no será fácil guardar en museos o en la casa de algún adinerado coleccionista. Obras que no logran sintonizar con la sensibilidad del espectador que las observa con mucho recelo. A pesar de esto, me permito algunas instrucciones para convertirse por los 15 minutos reglamentarios, en un artista postmoderno:

16888_114816_28

  1. No es imprescindible que sepa dibujar o pintar. Tampoco son necesario estudios de arte de ningún tipo. Agallas. Sólo agallas y caradurismo.
  2. Lo suyo es el arte objetual, el efímero, la instalación, el video-Art., el body-Art., la no-pintura y cualquier expresión de nuevo cuño que ande en boca de curadores y galerista. Todo esto para que no descubran su ignorancia a la hora de manejar los pinceles o de vérselas con el lienzo en blanco.
  3. Asuma un tema determinado como Rolando Peña (el petróleo), Javier Téllez (la locura y el manicomio), Miguel Von Dangel (los animales disecados).
  4. Incorpore a sus obras computadoras y cualquier cacharro tecnológico. Eso no falla.
  5. Busque un buen patrocinante, alguna galería, gánese una beca o conviértase en chupemedia descarado de las instituciones culturales del Estado para que lo envíen al exterior. Váyase a Japón, Nueva York o Alemania, luego regrese y muestre que aprendió de su turismo artístico. Refrite tod.
  6. Cada vez que lo entrevisten hable como un semiólogo. O sea enrevesado y con una terminología rebuscada.
  7. Todo en materia artística es aprovechable. Disecar animales, pintarse el cuerpo, realizar una danza ritual de los autóctonos de Sudan, colocar árboles en las paredes o carteles de publicidad. No perdone ninguna tendencia y fusile lo más que pueda.
  8. No tenga prurito ni escrúpulo alguno, en apropiarse del trabajo de sus otros colegas tanto del patio local como extranjero. Si está en una dependencia pública, promocioné su obra y deje al margen a los demás artistas.
  9. Tenga en cuenta lo escrito por Félix de Azúa:

“El arte contemporáneo es nuestro arte porque no cree en nada, no espera nada, no aspira a nada, no se propone nada, es nada, quiere ser nada, sólo puede querer ser nada, y se expresa como una nadería que baila graciosamente sobre la nada de un abismo al que contempla con el desprecio de los temerarios (no de los valientes), a semejanza de los adolescentes mudos, bañados de sudor y resignación, que se agitan en enormes recintos con el suelo alfombrado de psicotrópicos. Allí construyen el instante de la entrega, lo único memorable de una semana devorada por la inutilidad. Y también están en el espejo del arte contemporáneo, detenidos en su éxtasis estoico.”

El artista postmoderno (o de estos aciagos días) debe arrancar del espectador expresiones tales como: “Esto lo hace mi hijo de tres años”, “Con MiArte tengo”, “Coño, ahora a toda mierda lo llaman arte”, “Pero a dónde hemos llegado, a cualquier basura la llaman arte y de paso quieren venderla”. Que el espectador carezca de una estructura humanística, mental y cultural apropiada para distinguir una obra de arte de lo que puede ser una falacia, un camelo o una tomadura de pelo, no es culpa del artista.

Además La obra de arte actual parece responder a otros parámetros donde el juego y la parodia se dan la mano. No obstante no responde al azar, o el instinto, aunque los artistas la hagan de locos fellinianos. Tampoco es una entidad para especialistas, sino una propuesta para el transeúnte y para el hombre común que vive el presente como una aventura azarosa.

El arte más que especialistas busca fanáticos, busca adeptos entusiastas. Por supuesto que en este carnaval estético de moda, pompa y circunstancia logran colearse los estafadores y toderos de siempre, pero eso es también un reto para el artista de pelaje verdadero y para el espectador que trata de salir del foso de sus ignorancias y prejuicios.

Más que abrir los ojos el arte actual pide a gritos que el espectador abra su mente y su sensibilidad, no para dejarse conmover, sino más bien para participar del acto creador como un artista más.

Tomado de: http://gustavoriconavarro.blogspot.com.

Monstruos y Rarezas: Máximo, el emperador más GRANDE de Roma.

Es de humanos la morbosidad y la atracción por todo lo que nos parece grotesco y extraño. Los noticieros lo saben muy bien, el periodismo en general, conoce los efectos que las lágrimas, las amputaciones y la sangre tienen sobre el público en general. Habrá allí un intento de sentirse afortunado en medio del infortunio de otros. Todos escuchamos, cuando despreciábamos algo, la frase de “hay niños que no tienen. Y que ahora mismo, darían cualquier cosa por un plato de sopa“. Muchos se tomaron la sopa, otros más avezados quizás, respondieron con algo ingenioso y no propio de su edad (no se me ocurrió nada de ese estilo).

En siglos pasados lo entendieron, por lo que fueron famosos los showsides y los circos de “monstruos”. Hay tantas cosas para contar alrededor de eso, que me llevaría mucho tiempo y ganas que ahora no me acompañan. En oposición a lo anterior, no hablaré de Freaks, término acuñado en EEUU para denominar a las personas con algún tipo de “monstruosidad” y que ahora se usa para referirse a lo extraño en cualquier aspecto; sino de un emperador romano, que en los siglos pasados (tal vez en éste también), habría sido el más famosos de los freaks del mundo circense. Como no soy docto en historia romana y menos conozco las vidas sus múltiples césares y emperadores, el siguiente apartado, lo tomo de un libro escrito por un pediatra español Manuel Moros Peña.

“Seres extraordinarios” es el primer libro del médico, del que gracias a mi morbo humano, demasiado humano, verán muchos apartados publicados aquí. Si en algún momento, el Dr. Moros, pasase por esta tierra de nadie y se molestara en términos de derechos de autor, por aquello de la prohibición de reproducir total o parcialmente sin el permiso del autor partes del libro, sepan ustedes que intenté contactarlo para pedirle permiso, pero no lo encontré en facebook y como mis recursos investigativos son limitados, desistí a riesgo de una demanda por derechos de autor. Aunque lo resolvemos fácil Dr. Moros, si se siente usted robado o herido en su trabajo, sírvase dejar un comentario e inmediatamente eliminaré este y todos los post que incluyan su nombre. Si al contrario, entiende usted esto, como publicidad para su libro, sírvase también decirlo.  Siempre intento hacer un preámbulo corto, pero la tendencia a la verborrea no me abandona ni escribiendo. Espero que hayan llegado aquí, porque ahora sí empieza la historia del emperador. Vale la pena leerla al menos para cultura general, no se sabe cuándo se puedan ganar millones simplemente por saber, quién era el emperador más grande de toda Roma.

Max thrax.jpgCaius Julius Verus Maximinus, emperador de Roma entre 235 y 238, medía cerca de 2,60 metros. Nació en Tracia (actual Bulgaria) en el 173, fue pastor hasta el 202, cuando llegaron las legiones del emperador Septimio Severo, y como forma de celebrar el cumpleaños del hijo del emperador, Geta, organizaron unos juegos contra los habitantes locales. El pueblo de Tracia, escogió como su representante a Caius, quien derribó a 16 de los más fuertes legionarios con mínimo esfuerzo.  Severo quedó tan impresionado que lo enroló en su ejército.

Máximo, como se le conocería al gigante, había hecho grandes avances dentro del ejército romano. El emperador lo había hecho parte de su guardia personal al perseguirlo a pie mientras Severo galopaba en su caballo, y derribar a seis legionarios al terminar la carrera. Le regaló un collar de oro y lo requirió para que cuidara personalmente de él.

Como era un soldado fuerte y valiente, además de tener gran capacidad de liderazgo, rápidamente se hizo comandante y gobernador de provincias. Cuando Marco Aurelio Severo Alejandro, hijo de Septimio, se hizo emperador, lo nombró tribuno con cargo de senador y comandante supremo de las legiones romanas, dándole la función de adiestrar a los soldados. Herodiano, diría que el nuevo comandante era grande en estatura y de aspecto terrorífico. El historiador Julio Capitolino,  que el comandante usaba como anillo el brazalete de su esposa Cecilia Paulina,  y que su calzado era 30, 5 centímetros más largo que de los hombres corrientes. Podía arrancar el diente a un caballo de un puñetazo. Solía comer comer 20 kilo de carne y beber 27 litros de vino al día.

Despertaba gran admiración entre sus tropas, era un gran líder que sacaba lo mejor de sus hombres. Demostraba a los hombres que instruía lo que quería que hicieran, y en consecuencia, éstos imitaban sus formas viriles, siendo sus más grandes admiradores. Se ganó la devoción de sus tropas dándoles regalos y recompensas. Lo que llevo a la admiración de la hombría de Máximo y al desprecio del joven emperador, al que consideraban un niño asustado bajo las faldas de su madre.

Julia Mammaea, madre de Alejandro, acompañaba a su hijo a las batallas. Ejercía un papel de dominio, no sólo administrativo y financiero,  sino militar también. Los legionarios aborrecían que la última palabra, en asuntos donde se jugaba la vida,  la tuviera una mujer. Tampoco le perdonaba al emperador haber huido durante una batalla contra los persas.

Las tropas enfadadas solían comparar al afeminado comandante con su gigantesco y bravo comandante, al que seguían con devoción. No fue sorpresa que llegaran a la conclusión, de que el imperio sería más poderoso sin Alejandro y su madre. Planearon asesinarlo durante una asamblea realizada en el tiempo de instrucción y proclamar a su comandante y amigo, nuevo emperador.

Cuando Máximo llegó a realizar los ejercicios reglamentarios, sus soldados le pusieron una capa púrpura. Al principio se rehusó, pero terminó por aceptarlo. Después de despertar el entusiasmo y la esperanza entre las tropas, Máximo les dobló las raciones, les prometió regalos y revocó los castigos. Juntos marcharon hacia el cuartel de Alejandro, al llegar a la entrada el emperador ordenó a sus guardianes detener a Máximo y a sus hombres, pero éstos se hicieron a un lado y permitieron que los soldados asesinaran a Alejando y a su madre.

Máximo El Tracio, como sería conocido, se vio pronto agobiado por la crisis económica que arrasaba el Imperio. No había dinero para mantener la guerra contra los germanos y menos, para cumplir las promesas a los soldados. Para hacer frente, aumentó los impuestos y confiscó tierra a los ricos. Al no ser suficiente, saqueó pueblos, fundió las estatuas de los dioses para acuñar monedas y confiscó las partidas destinadas a los juegos. Los ciudadanos sufrieron mucho al intentar defender las estatuas. Máximo, era un excelente soldado, pero no le gustaba Roma, ni la política, ni la vida en el palacio, pasaba el tiempo dirigiendo sus tropas contra los germanos.

El descontento era general. Un grupo de soldados presionado por los políticos, conspiró para eliminar al gigante. El plan era simple: derribar un puente y dejarlo solo en un extremo, asesinarlo y elevar al cónsul Magnus al trono. Pero Máximo se enteró de la traición y condenó a muerte a los soldados. Otros soldados, arqueros de distintas regiones quienes eran aún fieles a Alejandro, organizaron un nuevo complot. Quería poner la túnica sobre los hombros de Quartinus, una amigo de Máximo. Pero Macedo, líder de los soldados se arrepintió y en un intento de redimirse, mató a  Quartinus. El gigante no apreció la acción y asesinó a Macedo.

Máximo sospechaba de todos, expulsó de sus legiones a los soldados con rango de senadores y en su lugar, puso a soldados profesionales adiestrados por él. El emperador, en un intento de borrar su pasado humilde, empezó a asesinar a todos los que lo habían ayudado, por lo que el pueblo empezó a llamarlo “El cíclope”, “Busiris”, “La bestia salvaje” y expresaban abiertamente sus intereses de verlo muerto.

En 238 mientras Máximo estaba en una campaña en Sirmio con el ejercito, algunos terratenientes de la provincia africana, cansados de los impuestos elevados se rebelaron. Usando la revuelta como excusa, el senado destituyó al emperador y puso en su lugar a Gordiano. Cuando Máximo se enteró, se enfureció y azotó paredes y sirviente, y bebió tanto que quedó dormido. Al despertarse reunió sus tropas y partió hacía Roma, pero llegando a Aquilea sus tropas ya estaban divididas. Un cuerpo de la guardia pretoriana decidió asesinarlo.

Cuando los asesinos entraron en la tienda, Máximo los estaba esperando. Se había enterado de los planes y había mandado lejos a su hijo para protegerlo. Con la espada en la mano y de pie frente a sus asesinos, ninguno osó dar el primer paso, conscientes de su gran fuerza. De un momento a otro, uno de los conspiradores entró a la tienda con el cuerpo del hijo de Máximo atravesado por una lanza. Ante terrible visión, el gigante soltó la espada y cayó de rodillas llorando. Ahí se le abalanzaron y le dieron muerte.

Habrá quizás cosas mal escritas, links que no están y que no estarán, pero pueden poner todos los nombres en google y el gran oráculo les dará la respuesta. Perdonarán mis errores de digitación, me da flojera devolverme a corregirlos.