“Cómo Convertirse en Artista Posmoderno”

El título aparece en comillas, porque no lo escribí yo, pero hubiera querido. Siempre he considerado, sin ser un versado en arte, que el mote de posmoderno está más cercano a la mierda que al arte. Disculparán todos los artistas plásticos que se pasen por aquí mi descarada y sin-fundamentada aseveración; sin embargo, seamos claros en dos cosas: la primera, ningún artista plástico pasará por aquí, están muy ocupados buscando su próximo “ready made” o preocupándose por la justificación teórica que hará “arte” a su “obra”-“instalación” ocomosellameparaelcasodaigual. Y la segunda: que los artistas plásticos siempre están en el establishment y de esto aquí no hay nada.

Matanza de los simplesLástima que haya tan poco Arte en el “arte contemporáneo”. Las afectaciones no pasarán de esta época, por lo que es necesario elucidar qué sí. Un pintor amigo me decía (dándose la posibilidad de que la paranoia mayaegipcianostradamudesca se cumpliera) que el “arte de salón” sería lo último que arqueólogos del futuro, tomarían como referente para entender la cultura actual (¡dios nos libre!), que antes, se fijarían en Stan Lee o en Frank Miller, en todo caso el cómic. Habrá que preguntarle a él, el porqué de su aseveración.

Bueno, terminando que mis balbuceos. Ahora sí a lo que vine. El artículo lo escribió Carlos Yusti y lo tomé del blog de Gustavo Rico un pintor bogotano. Es posible que esto no lo lean completo, ya que será pura letra e internet necesita interacción que hoy no tengo, ni nunca tendré. Esto es un blog serísimo que no admite pendejadas Guiño.

Cuadro: “La matanza de los simples” Oleo en proceso por Gustavo Rico.

“Me siento avergonzado de muchas obras de arte actual”

E. Gombrich

En el complejo mundo del arte actual (postmoderno y neoliberal para darle una etiqueta para aquellos preocupados por clasificaciones sumarias y síntesis rotundas) el mercado artístico, el cual engrana en su enrevesada relojería a Museos, galerías privadas, bienales, casas de subasta y cualquier empresario japonés con veleidades de mecenas tardío, ha creado eso del “Artista profesional”. Aunque el concepto se fue cocinando mucho antes con la creación de la Historia del Arte, y perpetrado por reputados profesores universitarios(alemanes, ingleses y franceses) adquiere su perfil decimonónico durante el siglo XIX y las primeras décadas del siglo XX.

Los grandes artistas clásicos, archivados por la historiografía del Arte, no eran profesionales de arte, en el sentido subrayado el término, y aunque vivían de su arte para sus contratadores y mecenas como príncipes, reyes y prelados eran artesanos, muy dotados, pero en la misma escala de los pajes, sirvientes y cocineros.

Con la modernidad los artistas trataron de no sólo de sobrevivir a través de su trabajo artístico, sino de labrarse una reputación artística tan importante como cualquier otra. Para ello primero trató de romper con los viejos arquetipos de la pintura y la escultura clásica:

Perspectiva y formas que buscaban la perfección y la belleza. Luego cuestionó los parámetros inamovibles de la belleza como herencia griega y por último se asomó a la ventana y miró más allá de su estudio y comprendió que aparte de artista sería un cuestionador consumado de la sociedad con sus falaces dogmas y sus desmarginalizadas normativas. Entonces el artista, también asume la vanguardia como ideario estético y político. Ser vanguardista era ir al ritmo de lo nuevo, de todo aquello que abría fisuras en la dura corteza de las conciencias cortesanas del momento.

Con el transcurrir del tiempo el arte de la modernidad se tornó rutinario y fue empaquetado en los museos de arte moderno. El artista adquirió cierto status de prestigio. Ya no era una tara ni una vergüenza para las familias que alguno de sus miembros se inclinara por la pintura, la música o la literatura. El atentado de los modernistas rindió sus frutos, pero su producto estético se anquilosó muy rápido, se asfixió en una parafernalia de importancia que se volvió indigesta para los artistas posteriores.

keith-arnattEl artista contemporáneo olfateó enseguida que era su oportunidad. Retomó algunas banderas enarboladas por los modernos y perpetró nuevos atentados estéticos, dándole preeminencia al feísmo, la no-obra, el arte efímero etc. Su artillería no es ahora contra los prejuicios estéticos de la sociedad (tanto legos como estudiosos), sino contra el arte en general como icono de triunfo e institución o como lo escribe con gran acierto José Luis Pardo:


“…podría decirse que se llega a ser artista contemporáneo a través de una carrera sembrada de “atentados simbólicos” que, ahora, ya no se dirigen contra el orden establecido de la representación (puesto que cada vez está menos claro que haya un orden de este tipo o en qué consiste) sino precisamente contra el arte como institución, entre cuyos muros medio demolidos vive a su pesar el artista contemporáneo, tomado por lo que precisamente ya no quiere ser, o sea, ornamento de un poder público o recremento de poderes privados. Testimonio de ello son los sucesivos y concurrentes intentos de negación de la voluntad artística —el artista contemporáneo, a diferencia del moderno, no quiere ser artista o autor— o la pretensión de disolver la categoría misma de obra (creando productos visuales que no sean “cuadros” susceptibles de ser conservados en museos, productos sonoros que no sean “canciones” susceptibles de ser repetidas o reproducidas…”

El éxito de los contemporáneos tampoco tuvo los resultados esperados y para que el arte no sea guardado en los Museos de arte contemporáneo viene el Megamercado del arte al rescate. Hoy el arte parece una fiesta costosa de moda y encanto.

Con la postmodernidad, no resuelta ni finiquitada del todo, el “Vale todo” se abre paso a dentelladas y conceptos como “musa”, “inspiración”, “naturaleza” se ahuecan y el arte se convierte en una actividad pensada donde muy pocas cosas se dejan al azar y a la intuición, aunque a primera vista las obras den la sensación de azaroso y fortuito. Y aunque estos nuevos “terroristas”, hay algunos que son verdaderos magnates profesionales, el artista fragua su no-obra ejerciendo otros oficios muy rentables.

Ya no se dedica en intenso a su arte, sino que trabaja como Dios manda y viste como yuppie. Aunque algunos andan en volandas de una bienal a otra, de una beca o otra, su actitud estética ante la vida ha cambiado de manera significativa. Muchos resultan, a la postre, divas insufribles. Otros tratan de justificar sus obras con una verborrea especializada. Otros se valen de las nuevas tecnologías. No obstante muchas obras son sólo propuestas transitorias, obras que no será fácil guardar en museos o en la casa de algún adinerado coleccionista. Obras que no logran sintonizar con la sensibilidad del espectador que las observa con mucho recelo. A pesar de esto, me permito algunas instrucciones para convertirse por los 15 minutos reglamentarios, en un artista postmoderno:

16888_114816_28

  1. No es imprescindible que sepa dibujar o pintar. Tampoco son necesario estudios de arte de ningún tipo. Agallas. Sólo agallas y caradurismo.
  2. Lo suyo es el arte objetual, el efímero, la instalación, el video-Art., el body-Art., la no-pintura y cualquier expresión de nuevo cuño que ande en boca de curadores y galerista. Todo esto para que no descubran su ignorancia a la hora de manejar los pinceles o de vérselas con el lienzo en blanco.
  3. Asuma un tema determinado como Rolando Peña (el petróleo), Javier Téllez (la locura y el manicomio), Miguel Von Dangel (los animales disecados).
  4. Incorpore a sus obras computadoras y cualquier cacharro tecnológico. Eso no falla.
  5. Busque un buen patrocinante, alguna galería, gánese una beca o conviértase en chupemedia descarado de las instituciones culturales del Estado para que lo envíen al exterior. Váyase a Japón, Nueva York o Alemania, luego regrese y muestre que aprendió de su turismo artístico. Refrite tod.
  6. Cada vez que lo entrevisten hable como un semiólogo. O sea enrevesado y con una terminología rebuscada.
  7. Todo en materia artística es aprovechable. Disecar animales, pintarse el cuerpo, realizar una danza ritual de los autóctonos de Sudan, colocar árboles en las paredes o carteles de publicidad. No perdone ninguna tendencia y fusile lo más que pueda.
  8. No tenga prurito ni escrúpulo alguno, en apropiarse del trabajo de sus otros colegas tanto del patio local como extranjero. Si está en una dependencia pública, promocioné su obra y deje al margen a los demás artistas.
  9. Tenga en cuenta lo escrito por Félix de Azúa:

“El arte contemporáneo es nuestro arte porque no cree en nada, no espera nada, no aspira a nada, no se propone nada, es nada, quiere ser nada, sólo puede querer ser nada, y se expresa como una nadería que baila graciosamente sobre la nada de un abismo al que contempla con el desprecio de los temerarios (no de los valientes), a semejanza de los adolescentes mudos, bañados de sudor y resignación, que se agitan en enormes recintos con el suelo alfombrado de psicotrópicos. Allí construyen el instante de la entrega, lo único memorable de una semana devorada por la inutilidad. Y también están en el espejo del arte contemporáneo, detenidos en su éxtasis estoico.”

El artista postmoderno (o de estos aciagos días) debe arrancar del espectador expresiones tales como: “Esto lo hace mi hijo de tres años”, “Con MiArte tengo”, “Coño, ahora a toda mierda lo llaman arte”, “Pero a dónde hemos llegado, a cualquier basura la llaman arte y de paso quieren venderla”. Que el espectador carezca de una estructura humanística, mental y cultural apropiada para distinguir una obra de arte de lo que puede ser una falacia, un camelo o una tomadura de pelo, no es culpa del artista.

Además La obra de arte actual parece responder a otros parámetros donde el juego y la parodia se dan la mano. No obstante no responde al azar, o el instinto, aunque los artistas la hagan de locos fellinianos. Tampoco es una entidad para especialistas, sino una propuesta para el transeúnte y para el hombre común que vive el presente como una aventura azarosa.

El arte más que especialistas busca fanáticos, busca adeptos entusiastas. Por supuesto que en este carnaval estético de moda, pompa y circunstancia logran colearse los estafadores y toderos de siempre, pero eso es también un reto para el artista de pelaje verdadero y para el espectador que trata de salir del foso de sus ignorancias y prejuicios.

Más que abrir los ojos el arte actual pide a gritos que el espectador abra su mente y su sensibilidad, no para dejarse conmover, sino más bien para participar del acto creador como un artista más.

Tomado de: http://gustavoriconavarro.blogspot.com.

Anuncios

12 comentarios en ““Cómo Convertirse en Artista Posmoderno”

  1. Un pintor mejicano le pregunta a un espectador de su ultima obra: ” como te parece mi pintura?” Y este le responde: pos muy moderno… y así nació el posmodernismo.

    Me gusta

  2. El autor de este artículo tiene toda la razón, siempre he pensado cuando nuestra generación ya no esté que harán nuestros nietos o bisnietos para conocer lo que consideramos hoy en día arte ¿fotos, descripciones o libros?

    Me gusta

  3. Si conocieras un poquito la vida de Téllez… darías cuenta de que su obra toca el tema de la locura no de manera a priori… en todo caso si es que se centrara en ese su única temática… No creo en modo alguno que Téllez asumiera el arte como un cierto snobismo o algo parecido, por vanidad individualista… al contrario me parece que representa toda una modelización estética muy particular…

    Me gusta

  4. PRIMERO UN ARTISTA POSMODERNO INEVITABLEMENTE ES UN SER HUMANO POSMODERNO, SI LEYERAS EL CONTEXTO FILOSOFICO Y SOCIO CULTURAL DE LA ERA POSMODERNA EN LA QUE “TU” TAMBIEN HABITAS TE DARIAS CUENTA QUE SER ARTISTA POSHUMANO ES PONER EN TELA DE JUICIO LA REALIDAD, EL CONTEXTO, LA DUALIDAD TRATANDO DE QUE TODO SEA ALGO EQUITATIVO DE ALGUNA FORMA… NO NIEGO QUE EXISTEN ARTISTAS QUE NO SABEN DONDE ESTÁN PARADOS Y QUE SE ESCUDAN EN EL CONCEPTO PARA NO TRABAJAR TÉCNICAMENTE NADA, PERO EXISTIMOS OTROS UNA GRAN MAYORÍA QUE NO NOS ALEJAMOS DE LAS TÉCNICAS TRADICIONALES -DIBUJO, PINTURA, GRABADO CERÁMICA- Y LAS UTILIZAMOS COMO MEDIOS EXPRESIVOS EN NUESTRA OBRA. TUS AFIRMACIONES DE UN ARTISTA POSTMODERNO RAYAN EN LA SUPERFICIALIDAD Y EN LA CARENCIA DE INFORMACIÓN CRITICA, FILOSÓFICA DEL MOMENTO HISTÓRICO Y CULTURAL EN EL QUE VIVES.

    Me gusta

    1. Si leíste bien, al iniciar la entrada especifico que yo no lo escribí. Esto no quiere decir que no comparta las ideas que expone el autor. Soy consciente plenamente de los postulados filosóficos existentes alrededor de lo denominado “posmodernidad”, cosa que por ninguna parte justifica un ejercicio trivial y superficial como lo es TODO el “arte” que se adscribe a esa tendencia filosófica replanteándola para darle un soporte teórico a basura que se quiere hacer pasar por arte. El Arte no necesita una justificación teórica para ser, ES y ya, ES en un contexto histórico, social y cultural sin alejarse de la esencia que subyace a todo ejercicio artístico.
      No entiendo a qué te refieres cuando escribes “POSHUMANO”, puesto que “lo humano” existe hasta que se acaben los humanos, y lo “poshumano”, sería algo luego de los humanos; los humanos seguimos aquí. Me alegra que seas una artista posmoderna “diferente”, pero mi opinión se mantiene: La trivialidad no es arte, por más que se pretenda soportarla en postulados filosóficos igualmente cuestionables, y que aún no gozan de una solidez para que se basten por sí mismos. Gracias por leer y por venir. Una recomendación: si vas a dejar otro mensaje, por favor (por más indignada que estés) escríbelo en mayúscula y minúscula, es chocante un comentario tan agresivo. Saludos.

      Me gusta

    2. estoy d acuerdo con vos sandra, tenés toda la razón, vivimos desde la década del 50 (postguerra, la era nuclear) este postmodernismo cuya mayor caracerística es el reciclado d TODO, yo considero mi arte postmoderno, una expresión propia en un contexto actual, TODO CAMBIA, sufre transformaciones constantes y eso incluye el arte, es evidente q el q escribió la nota quedó en otra época…www.artepostmoderno.com.ar

      Me gusta

    3. Yo si estoy de acuerdo con muchos puntos de este articulo, respeto opiniones pero a uno de los puntos que va este articulo es que ya no se les da el reconocimiento a los artistas, los artistas solo muertos sabe el mundo que existieron, pero ahora ser artista es caro, da poco reconocimiento y eso es triste porque cuantas obras no quedan desconocidas o en el olvido. Los puntos que dio para ser un artista no era un “deben hacer esto si quieren ser artista en la posmodernidad”, eran como un tipo de burla. No digo que todos los artistas sean asi o que no a todos se les reconozca pero generalizando vivimos en una generacion que ya casi nada le sorprende es apática
      .

      Me gusta

  5. Aaunque un poco fuertes algunas palabras,les encuentro razon,puesto que el arte al menos la pintura se ha convertido en cualquier cosa menos arte,aparece un seudo artista,hace cualquier cosa,busca algun periodista que le crea la supuesta”intelectualidad” del supuesto arte,y espera que algun ingenuo, le compre su obra,la cual finalmente va a dar al tarro de la basura.El arte moderno,el arte abstracto, tienen su gracia,pero en el tiempo y en la historia del arte,solo queda la originalidad de estos autores ,lo demas,copia,vanidad,cosas sin sentido,El buen arte,que requiere discplina,teoria y mucha practica,nunca pasara de moda porque la belleza,asi como la primavera es una necesidad para el cuerpo y el espirtu de la humanidad.

    Me gusta

    1. Tienes toda la razón. Un amigo pintor me explicaba la imposibilidad de pensar un arte desde la institución. Es decir, que todo el verdadero arte, ese del que hablas en tu comentario, no funciona bajo los cánones gubernamentales actuales, pues se celebra más lo trivial, lo plástico y lo efímero, dado que la sociedad contemporánea está regida por principios similares. Si lees este comentario házmelo saber. Lamento haber tardado tanto en responder pero no había visto que escribiste. Te quiero recomendar un libro donde aparece una historia relacionada con el arte efímero. El Libro es “Gog y el libro negro” de Giovanni Pappini. No recuerdo el título de la historia, pero seguro está en ese libro. Léelo completo, podría gustarte.

      Saludos.

      De nuevo, pido disculpas por responder tan tarde. No olvides dejarme algún viso de que me leíste.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s