Bloger multicolor.

Bueno, empecemos con una recomendación: Si está buscando algo similar a lo leído las últimas entradas desde Philp Roth hasta la del título rimbombante” (palabra usada en honor al amigo que siempre referencio), por favor cierre las tres ventanas que ha abierto y vuelva después, cuando el ánimo sea propicio para lo que a nadie importa. O si no lea ésto que se acomoda a lo sólido y trascendente, que ha caracterizado mis últimas entradas. 

Habrá en la blogósfera millones de entradas como esta, con un toque (tintineo) de irreverencia y desdén por los posibles lectores, cargadas del orgullo caraterístico de quienes se toman el tiempo de perder el tiempo escribiendo blogs y pavadas, para que alguien ojeé (ya no se puede hojear), los tres primeros renglones y mire más abajo, las palabras en colores (funciona). Porque es que sinceramente en internet, somos pocos lo que hacemos el intento de leer la entrada completa; claro, sólo el intento, porque aún están los extensos y aburridos.

Yo no lo sé de cierto, pero supongo, que algunos muy cercanos leeran. Lo supongo, gracias a ese monstruo informe que se llama amistad y responsabilidad de afectos: tu me lees yo te leo. Pero, seamos claros, digámonos las cosas de frente, si llegó hasta acá, ya debe estar rabilleando (rabillo del ojo) el punto final de esto. Quisiera decirle que ya casi, pero la verdad, no sé cuánto me extenderé; es libre de cerrar cuando quiera.

Las ilusiones persisten. Lo impreco a cerrar, y sigue aquí. ¿Por qué? Usted gana y yo gano. Si hubiera cerrado, yo vería en mis estadísticas una entrada más y estaría contento. Usted, cerró, no leyó más y quedó mejor que perro con dos colas. Así funcionan las cosas, a meras ilusiones de surfer, se va de pseudopágina a pseudopágina (blogs), dejamos comentarios con el link de la nuestra, escribimos y esperamos. Al día siguiente, todo son estadísticas y buen ánimo para seguir escribiendo y repetir el ciclo, con desmandadas decepciones.

Siendo sincero, no tenía idea de qué escribir. Leí muchos blogs de diseñadores, publicistas, profesoras de jardín, expertos en sistemas y eran bonitos, ornados con palabras de colores e imágenes, fotos, barras laterales pintorescas. Mejor dicho, blogs del estilo predominate en centros comercial, especialmente en los almacenes donde fácilmente encuentres muñecos de peluche, postales moradas, y te quiero nunca cambies”. “Feliz primera semana, sin tí no podría vivir, “Buena suerte con lo de tu enfermedad, mis mejores deseos” y poemas escritos, quizá también por algún bloger adolescente.

Los leí y descubrí, que como bloger (?), tengo también el derecho de burlarme de mis 5 visitantes con total desprecio del tiempo que inviertan ojeándome. No escribo más, porque como sabrán soy profesor y funciono como el perro de Pavlov, babeo con los timbres-campana, especialmente el de las 4 de la tarde: es hora de salir.

 

Anuncios

Un comentario en “Bloger multicolor.

  1. jajaja
    asi es con los blogs y los colorsitos, y asi es con las personas que prefieren dar al boton de cerrar a esperar y descubrir que bueno puede traer el ultimo renglon; yo por eso agradesco a mi papá (adorador de historia) y a mi mamá (lectora de libros cortos), que me inculcaran el leer desde chiquititita, que por lo mismo ahora puedo leer mas de 20 renglones sin hartarme… snif

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s