“Como canario a canarita, con ganas de pisarte las amarillas plumas” (6)

Dije que para ayer la última parte, pero no tuve tiempo de subirla. Hoy subo la penúltima, porque estaba más larga de lo que pensé y queda tediosa para leer en panatalla. Léanlo los que lo hayan hech0 y los que no deben empezar desde la parte 1 “Soy un miserable. Te violé en la fiesta a la que no fui”

 

…Y menos lo haría contigo tontita, tú que me traes como canario a canarita, con ganas de pisarte las amarillas plumas, y hacerte que me pongas dos huevitos para cuidártelos y protegértelos. Pero no me mires como si me hubiera caído del zarzo que yo lo que ando es caído de ti, como la pulga del perro, como la pera del naranjo; loquito por tu boca, por haber ido a la fiesta. No te imaginas lo que me gusta ser parte, al menos, de tus delirios etílicos. Cómo desearía haber sido yo el que tuvo la oportunidad de conocerte por dentro. Que fuera mi lengua la que humedeció tu oreja, mi cresta ilíaca la que te amorató, mis palabras las que te convencieron de darte la vuelta. Pero no, no soy nada y menos un conquistador. Soy un miserable y te violé en la fiesta a la que no fui ¿Quieres que salgamos de aquí? Que caminemos, para verte cómo es que te enterneces de lágrimas con mi perrito cocolo, batiéndote el ñoco. Ven, caminemos, agárrame del brazo, hazme sentir como un edecán y a tí como a la miss. Ya te pague los cinco helados y los dos cafés que te tomaste, pero sigo sin tener con qué pagarte las piernitas abiertas. Quisiera creer que es menos puta que la apariencia. Tranquila que ya lo sé. Es que es difícil creerle, más cuando no recuerda nunca cómo, cuándo ni con quién, y me anda confundiendo y haciéndome sentir importante que dizque porque nadie te ha tratado como yo. No obstante, aludiendo a la posibilidad verosímil de que existiera en tu vida, no como novio, esposo, amigo o amante, sino como ALGO simplemente, es absurdo no haberte escuchado nunca más decir de nuevo que me amas. Porque hemos estado tan solos y tú tan acompañada. Da tristeza que no nos recuerdes, tener que jugar y seguirte los juegos, hacerte creer que no me conoces, más que por una noche furtiva. Nunca fui, porque nunca hubo fiesta. Nunca te violé porque siempre fue consentido. Eres lo más importante y tú lo sabes. Escúchame, que nada hay para mirar tras la ventana. No te hales así el cabello, ya sabes lo que ha dicho el médico. Aunque, no haya tenido tanta razón como he creído, pues fue él quien me ordenó seguirte cuando divagues, que era por tu bien Mi Vida, que así podrías mirarnos otra vez a los ojos y decirnos cómo es que nos llamamos, de qué color es que tenemos el pelo, quién es el padre y quién es el hijo, a quién nos parecemos. No olvides ponerte rubor carmesí en la cara, estás pálida y ojerosa. Límpiate los labios que la saliva se está saliendo. Respira profundo para que te quites la asfixia de la boca. Muévete un poco que vamos caminando, recuerda que estamos saliendo de comer helados, de tomar cafés, de hablarte de marsupiales y tratarte de puta siguiéndote en el juego que propusieron tus gestos. No importa que las paredes sigan siendo blancas y sólo tengamos la luz a chorros por las ventanas. No importa que para vestir solo tengas ese vestido blanco cortico, que  debas tomar cosas que no te gustan, que te lleven y te traigan, que tengas que ser atada a la cama porque todo es por tu bien Mi Vida, eso dice el médico, los médicos.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s