Continuación… II parte, “Miserable soy. Y te violé en la fiesta a la que no fui”

 

Y aquí la parte siguiente… nada más para decir.

Pasa a veces uno que otro, con sus bichitos deformando los músculos. Pero, en ninguno hay tantos bichos y pocos pezones como en los suyos ¿sus qué? Pues sus músculos. Le ha de parece confuso saber que la violo sin que se dé cuenta, todos los hombres lo hacen, soy sincero. Directo. Los rodeos me irritan, sobre todo cuando hay payasos que se esconden en barriles. Por supuesto, eso es gringo. Igual, me irrita sin que eso me haga xenófobo. Soy más bien somnófilo: me gusta penetrarte cuando duermes, me excito y soy un mal amante. Precoz. Yo la tuteo cuando me dé la gana, y cuando no, pues no. No me interesa ser dulce para usted. Para eso, ése helado que me hizo comprar. Yo vengo es aclararle lo que usted dice que le hice. No puedo aseverar que haya o no haya sido. De raro no tendría nada, lo hago seguido metiéndome en las noches por las ventanas. Muy fácil, de mí se fueron las marsupiales. La gente se molesta frecuentemente cuando toma café conmigo y puedo ver cómo los bichitos giran su cabecita y me escupen saliva lechosa. Odian. Me odian. Yo a veces soy el que no es, y a veces el que sí es ¿No me entiende? Recuerda, hace poco le hablaba de las personas que odian cuando toman café con-de personas que no son. Es como decir que me siento de uno u otro lado de la mesa. Así  como estamos tú y yo ahora. Decidir quién no es, es su tarea, empero, está claro ¿quién acusa a quién? Usted a mí ¿estoy aquí? Lo afirma con certeza. ¿Está usted aquí? Me afirma agresivamente. No se me estrese, ya casi llego al punto.

Anuncios

3 comentarios en “Continuación… II parte, “Miserable soy. Y te violé en la fiesta a la que no fui”

  1. Creería en la facilidad de odiar si hubiera más odio en el mundo. Un odio decente. Un odio con dignidad de poeta fracasado. Ese odio ($) por PODER y por otras nimiedades de ése tipo sí es fácil. Pero el de verdad es un camino largo de tropiezos y fracasos, de desencantos y desilusiones, de tristezas, soledades y añoranzas. No me crea un romántico, soy un desencantado más resultado de MI cultura, por lo que es casi un pecado la nostalgia (lo clásico)

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s